MISION y VISION de este GRUPO.


::Impulsar y establecer estrategias de difusión y desarrollo de actividades culturales , académicas y sociales,utilizando las herramientas tecnológicas disponibles,constituyéndose en un grupo de vanguardia.

::Promover y propiciar la igualdad de oportunidades,teniendo como meta un modelo de gestión, que apunte al desarrollo del conocimiento, la cooperación y la coordinación de proyectos y eventos de carácter local,regional, provincial ,nacional y binacional .

lunes, 31 de marzo de 2014

Charles Lynch.

Hace más de dos siglos que comenzó a sonar el término "linchamiento", o "lynching", en su idioma original. 
Aunque hay varias versiones del nacimiento de esta expresión, la mayoría apunta a una persona: Charles Lynch, un juez estadounidense de la época de la Guerra Revolucionaria. 
 Según cuentan los libros de Historia, Lynch era un político estadounidense revolucionario -es decir, promotor de la independencia de Estados Unidos- que ordenó ejecutar a un grupo de partidarios del Rey (leales) sin sentencia judicial. 

Años más tarde, lo que hoy se conoce como linchamiento -la ejecución de una o más personas por parte de una multitud y sin proceso legal- comenzó a ser mencionado como "Lynch Law" (ley Lynch). Hoy el término suena cada vez más seguido en las noticias argentinas, tras un caso fatal en Rosario, y otros alarmantes en Palermo y Río Negro. 
 Charles Lynch, hijo de inmigrantes cuáqueros irlandeses, era un agricultor de Virginia, al noreste de Estados Unidos, que se dedicó a la política y se convirtió en juez, al mismo tiempo que militaba como férreo defensor de los "revolucionarios". 
 Como militante, él reclutaba y equipaba a las tropas de Virginia. Como titular de la corte del condado de Virginia, en 1870 mandó a encarcelar a un grupo de "leales" al imperio (loyalists), sin una causa firme sino bajo el argumento de "necesidad en tiempos de guerra". 
 Los sospechosos, acusados de sublevación, nunca fueron sometidos a un proceso judicial en su año en la cárcel por la falta de condiciones para lograrlo. Por eso, Lynch, junto a algunos vecinos, decidieron tomar el caso con sus propias manos y mandar a los leales a la horca..Fte. La Nación.

Cuando la gente se cansa de que la ultrajen verbal,física y moralmente, y nadie responde,…….

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si desea contactarse con el autor,puede ingresar a Comentarios.