Dra. Maritza Velarde.La mejor Educación del mundo:Finlandia.

 Ser profesor de escuela es una de las profesiones de mayor prestigio en Finlandia. 
Para ser profesor hace falla estudiar una carrera de 3 años más 2 años de máster. Sólo un 10% de los aspirantes consigue entrar en la carrera. 
 Para estudiar Magisterio hace falta más de un 9/10 en bachillerato y la revalida. Se requiere además de una gran dosis de sensibilidad social evaluada en una entrevista. La gente pide consto a los profesores en todo tipo de temas debido a su alta preparación. 
 Los niños empiezan el colegio a los 7 años; cuando tienen suficiente madurez intelectual. Hasta 2° los alumnos van a clase solo 4-5 horas al día y tienen pocos deberes. Hasta 6º los niños suelen tener en la mayoría de asignaturas la misma maestra 
Hasta 5º no se ponen notas para no fomentar la competencia ni las comparaciones La relación con el profesor es muy cercana porque no hay más de 20 alumnos por clase. No se persigue la memorización sino la curiosidad, la creatividad y la experimentación. No se quiere transmitir información sino que se enseña a pensar. Los profesores trabajan en grupo, buscan la participación y feedback (retroalimentación) de los alumnos. 
 El profesor es evaluado y recibe apoyo de otros profesores más experimentados. 

 Cada colegio tiene autonomía para organizar su propio programa de estudios. La planificación educativa es consensuada entre los profesores y los alumnos. El trabajo es integrado entre los diferentes niveles (primaria, secundaria y universidad).

 En Finlandia el 80% de las familias van a la biblioteca el fin de semana. Los finlandeses valoran la altura luterana de la disciplina y el esfuerzo Los padres se creen responsables de la educación de sus hijos por delante de la escuela.
 El gasto en educación en Finlandia fue del 6,8% del PIB en 2009 (5% en España). La enseñanza obligatoria es gratuita... desde el material escolar hasta el transporte. 
En Finlandia existe estabilidad en el sistema educativo debido al alto consenso político. El sistema social dota de numerosas ayudas para la conciliación familiar y laboral.