Graciela Artaza de Hours.

Cuidado de la piel en invierno:
Son varios los problemas que se generan en esta época del año, afectando sobre todo a aquellas zonas que se encuentran más expuestas a los factores climáticos como manos y rostro. 
El frío intenso y la humedad provocan resequedad, piel agrietada, escamosa y hasta envejecimiento prematuro. 
 Cada tipo de piel requiere un cuidado diario con productos cosméticos específicos que se adapten mejor a cada necesidad. 
 La limpieza y frecuencia dependerá siempre del tipo de piel de cada persona. La piel seca tiene los poros pocos perceptibles y la superficie de la piel luce opaca y está deshidratada. La piel grasa se caracteriza por poros grandes y abiertos. Su superficie es húmeda y presenta una buena hidratación. La piel mixta suele ser grasa en la zona "T" del rostro, mientras en los pómulos es áspera y un poco deshidratada.