lunes, 26 de agosto de 2013

La obra de los Jesuítas en Córdoba......un aporte de Marité D,uva.


Los jesuítas se instalaron  en Córdoba en 1599.
Fundaron  el Colegio Monserrat en 1608 y el Colegio Máximo en 1610 (Hoy es la Universidad Nacional de Córdoba).

 Este bien patrimonial está formado por cinco estancias:
Jesús María, Alta Gracia, Casa Caroya (Colonia Caroya), Santa Catalina y La Candelaria.

La Estancia de Jesús María, con edificación del barroco americano, fue creada para financiar el Colegio Máximo. Tenían viñedos, cultivos y ganado. 
 La Iglesia de esta estancia, dedicada a la Inmaculada Concepción, constituye una joya del barroco americano. La fachada de la Iglesia quedó inconclusa
cuando los jesuitas fueron expulsados. 

También es sobresaliente la Iglesia de San Isidro Labrador. En esta Estancia está el Museo Jesuítico Nacional con valiosas colecciones de arqueología y etnografía, numismática, arte religioso y cerámicas. La casa de Caroya financiaba el Colegio de Monserrat, de Córdoba y fue fundada por Ignacio Duarte y Quirós. 
 La Estancia de Alta Gracia fue iniciada en 1618 y finalizada en 1762. Curiosamente, se halla aquí el Museo Casa del Virrey Liniers. En dependencias de esta estancia funciona actualmente un colegio secundario 

 La Candelaria -peor conservada- fue construida en 1678. 
 Santa Catalina es la más grande de todas las estancias jesuíticas, fue fundada en 1622 y terminada en 1754. 
En tierras de Calabalumba la Vieja, la Compañía de Jesús compra por cuatro mil quinientos pesos la Estancia de Santa Catalina. A causa de la falta de agua, los jesuitas debieron emprender una obra hidráulica: realizar conductos subterráneos por el cual el agua llegaba al lugar desde Ongamira. 

La Iglesia de Santa Catalina es muy admirada, como ejemplo del barroco colonial en Argentina. 
 En 1767, cuando se produjo la expulsión de los Jesuitas, estos sitios pasaron a manos privadas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si desea contactarse con el autor,puede ingresar a Comentarios.