viernes, 2 de enero de 2015

El cuidado de tus piernas....

Síntomas de cansancio, celulitis, várices, adiposidades localizadas, y signos de resequedad en la piel, son los alertas que nos dicen que algo pasa.
La falta de ejercicio físico, el consumo de comida chatarra y el tabaquismo,contribuyen a la disminución de una correcta circulación, que genera una mala irrigación de la grasa y favorece la formación de celulitis. Por su parte, las várices, un mal ligado predominantemente al factor genético, se ve agravado por la variación de los niveles hormonales en la mujer, estancias prolongadas de pie, y casos de obesidad. “Las tan frecuentes arañitas, derrames o telangiectasias son la consecuencia del aumento de presión en venas subyacentes llamadas venas reticulares o subdérmicas. 
La vida sedentaria es el peor enemigo para este tipo de signos estéticos. Los especialistas recomiendan hacer actividad física controlada un mínimo de tres veces por semana. Realizar caminatas ayudará a quemar grasas y estimular la circulación, además de que contribuirán a tonificar muslos, pantorillas y glúteos. “Para obtener el máximo efecto, se debe caminar rápido con pasos medianos, apoyando bien el talón y acompañando el impulso con los brazos para mejorar el rendimiento cardiovascular”
. También nadar y andar en bicicleta ayudará a mantener las piernas en forma. En el gimnasio, el elíptico y el escalador son los aparatos recomendados para evitar el rebote sobre las articulaciones. – Las dietas inadecuadas también contribuyen. Será necesario evitar las grasas saturadas, los productos embutidos y bajar el consumo de hidratos de carbono, que contienen azúcar y contribuyen a la retención de líquidos. 
Es aconsejable incorporar a las comidas de todos los días verduras crudas y frutas. Además, el consumo recomendado de dos litros de agua diario es fundamental en este punto. – 
 El uso de hidratantes no debe suspenderse en ningún caso, ya que mantendrán las piernas hidratadas, alejando los signos de resequedad en la piel. -
Los masajes, son claves para favorecer la circulación, y funcionan como complemento de las cremas.   -Estar largos período de tiempo de pie no es recomendable para las mujeres que sufren este tipo de problemas. En lo posible, tanto en casa como en la oficina, es bueno dedicarse unos minutos del día para colocar las piernas en alto. También es aconsejable el ejercicio de balanceo de punta de pie a talón, realizando una serie de 10 veces por hora. -En situaciones más extremas, es conveniente el uso de medias de compresión, que sólo pueden ser indicadas por un médico. -Evitar la ropa muy ajustada y el uso frecuente de tacos muy altos. -Las fuentes de calefacción cerca de las piernas, como estufas y calentadores, los baños de inmersión o duchas de agua en altas temperaturas, así como abusar del sol o cera caliente, son factores que deben evitarse para prevenir posibles dilataciones de los vasos y la aparición de várices. 
Lic. Hilda Cantón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si desea contactarse con el autor,puede ingresar a Comentarios.