PROYECTOS y EVENTOS CULTURALES. 20 AÑOS DIFUNDIENDO CULTURA

HOSPITAL SANT PAU de BARCELONA.....por CARLOS RODRIGUEZ NAVIA y MARTINEZ.

Carlos Rodrígez Navia y Martínez.
breve HISTORIA Inicial.
El modernismo es una corriente de renovación cultural que nace básicamente en Europa a partir de la mitad del siglo IXX. 
Este movimiento abarca la literatura, la pintura, la arquitectura, las artes decorativas, etc., e incluso un estilo de vida más atrevido y con ciertos visos de frivolidad, como los llamados Art Noveau, Liberty, Belle Epoque, etc. y cuando en España empieza hacia finales de 1880, se encajó como modernismo catalán por su especial singularidad y una llamativa arquitectura básicamente urbana, con una evidente oposición a la fría arquitectura industrial, tan en boga en los finales del siglo IXX, siendo bastante representativo de la alta burguesía, especialmente en Barcelona, en donde se levantaron impresionantes residencias, edificios educativos, religiosos o asociativos, generalmente de coste elevado, puesto que la pretendida importancia y repercusión de la obra, la nobleza de los materiales utilizados, más la libre imaginación y personalidad del diseñador, (que generalmente buscaba una belleza más original y una cierta genialidad en las nuevas formas), contribuía aún más al retraso y encarecimiento de la ejecución.
En Cataluña, parece evidente que hay cierta tendencia realizar aportaciones altruistas y concesiones particulares y bancarias, destinadas a construir edificios de gran porte e importancia, fundamentalmente por el apreciable deseo de ayudar a embellecer y resaltar más sus ciudades. A finales del siglo IXX, un prestigioso banquero barcelonés, Pau Gil Serra, hizo una especial donación de más de tres millones de pesetas, para que se construyera un hospital, que fuera el mejor en importancia, funcionamiento y técnica, destinado fundamentalmente a la atención de los desahuciados y menesterosos.
Se encargó el proyecto a Lluís Domenech i Montaner (1850-1923) que había estudiado Arquitectura y Ciencias Físicas, escribió varios libros, fue ilustrador, profesor y director de la escuela de Arquitectura y profundo investigador de la historia y la arqueología, muy identificado con el modernismo de la Reinaxenca y políticamente independentista. Sus obras más reconocidas han sido el Palau dela Música y el hospital Sant Pau.
A principio del siglo XX se empezaron las obras y se dilataron hasta 1930.
======================================================================================

                             Una visual del hospital sant pau. 

Cuando en un anterior viaje a Barcelona estábamos mirando hacia el norte desde una de las esbeltas torres del templo de la Sagrada Familia y al final de una arbolada avenida, vimos un impresionante conjunto que nos pareció interesante, y aún sin saber de qué se trataba, decidimos ir a verlo posteriormente, aunque luego y por imprevistas circunstancias, no tuvimos ocasión de ello. 

En este último y también algo apresurado viaje, disponíamos de algo más de tres horas antes de tomar el tren, pero estábamos bastante despistados en la calle Córcega del distrito del Eixample y muy poco ocurrentes en cuanto a qué dirección elegir para visitar alguno de los lugares que aún deseábamos conocer, y entonces decidí pedirle información al primer ciudadano que nos encontrásemos de frente, que resultó ser un señor de edad incierta, que paseaba tranquilamente con un precioso perro pastor alemán. 
Después de saludarle y explicarle ligeramente nuestro interés en ver algo significativo , nos sugirió como lo más cercano a la vez que interesante, que viéramos el Centro Hospitalario Sant Pau, ya que como estábamos, en esquina con la calle Dos de Maig, caminando hacia el norte y pasando solo una calle, nos encontraríamos con la de Sant María Claret, que es una de las que bordean al conjunto. 
Gratamente sorprendidos le manifestamos que precisamente era uno de los lugares que teníamos en lista, pero que ignorábamos precisamente el lugar en el que se podía encontrar.
 El amable señor, nos preguntó de por nuestra procedencia, respondiéndole que estábamos de paso procedentes de Madrid, pero que ya era la quinta vez que visitábamos Barcelona, una ciudad tan hermosa y con tantas cosas que ver. -Mucho gusto señores y me alegro de haberles servido de ayuda, Seguro que les parecerá muy interesante la visita y no la olvidarán – dijo despidiéndose, mientras el perro ya tiraba impacientemente de la correa. 

Sin el menor problema encontramos la anunciada calle y torcimos a la izquierda, hasta llegar a una esquina que parecía romper con todo el ordenamiento cuadricular del distrito y en la que, varios grupos de turistas con un variopinto tipo de vestimenta, hacían fotos en su entorno, pero mirando hacia el sur y pareciendo cortar la Avenida de Gaudí, se nos presentó la imponente silueta del Templo de la Sagrada Familia… y por detrás y hacia el norte, estaba el gran conjunto monumental del Hospital, con un gran espacio con césped y palmeras y una escalinata doble 
curvada alrededor de un motivo escultórico central, delante de un gran edificio de tres cuerpos en ángulo, que tal parecía que nos daba un abrazo de acogida. 

El cuerpo central de gran altura, nos recordó algo a un gran retablo de iglesia, por su marcado estilo neogótico, pero con una lograda y curiosa combinación de ladrillo visto, piedra y elementos cerámicos, iniciándose en la planta baja con una armónica composición de tres arcos en la entrada y dos tipos de ventanas geminadas en la planta primera.

Más arriba y entre dos grupos de tres figuras de santos, se veía un gran escudo del hospital en relieve y en la planta superior se cerraba con tres amplios ventanales con vidrieras, que parece ser iluminan el amplio salón de actos. Todo este cuerpo central de ladrillo macizo y piedra, esta rematado con un alero con frisos, elementos cerámicos y vidriados, con la cubierta a dos aguas, pináculos en los extremos y un ángel de piedra en la cumbrera. Apoyado en ella emerge un cuerpo más estrecho, como una especie de espadaña cóncava con seis vanos, que a su vez, sustenta un original entrelazado de arcos torales y formeros, sobre los que sale el elemento final más esbelto, con un gran reloj y una aguja rematada con una cruz neogótica. 
En los dos simétricos cuerpos que salen a ambos lados del central cambiando de ángulo y con solo de tres alturas y sótano, también destacaba la variedad de huecos y ventanas con tímpanos con azulejos y troceados decorativos, que finalmente se termina con otro elemento más corto en forma de T ó martillo, en cuyos testeros se aprecian unos hermosos murales realizados con mosaicos cerámicos, de una gran calidad artística con escenas o episodios de la construcción del hospital. 

Tuvimos una gran decepción, cuando un empleado nos indicó que acababa de pasar el último grupo de visitantes del día y entonces nos dedicamos a echar un vistazo al entorno para, al menos tener una idea elemental del conjunto. Afortunadamente en mi cartera, guardaba la cámara fotográfica y el block para tomar notas y croquis. Cuando iniciamos nuestro recorrido nos dimos cuenta de las grandes dimensiones del conjunto y ya empecé a ver algunos detalles que me apetecía dibujar, mientras mi mujer se dedicó a sacar algunas fotos y merodear preguntando o escuchando a los guías que explicaban detalles a pequeños grupos de excursionistas, con lo cual también obtuvo una interesante información anexa. 

Pensando en ver todo el conjunto y su interior ya en la próxima ocasión, entonces me dedique a hacer unos apuntes de diversos elementos exteriores y me llamó la atención el conjunto de elementos estéticos de la entrada principal, constituidos por tres amplios portones de barrotes y planchas de hierro forjado, con el central aún más ancho, separadas por dos unidades de tres columnas de ladrillo visto rematadas  
por arcos encontrados con base, fuste, capitel y coronación en piedra, extasiándome con la majestuosidad de dos recios torreones de ladrillo con remates en piedra caliza, con los que remataban la esquina, básicamente iguales pero con motivos religiosos distintos. El resto del cerramiento hasta llegar a los pabellones laterales, está realizado con base de piedra labrada, verja de barras cuadradas de hierro torcido con remates decorativos recibida a los puntales intermedios de tres columnas de ladrillo, análogos a los de la entrada. 

Cuando llegó a buscarme mi mujer, se me había pasado el tiempo sin darme cuenta y ya estaba enfrascado dibujando una de los dos entradas de la iglesia de la calle de Sant María Claret. Regresamos rápidamente al hotel, donde ya teníamos todo preparado y liquidado en recepción, cogimos nuestro equipaje y el mismo taxi nos llevó a la estación de Sans. 
Poco después, cuando ya estábamos en el Ave de regreso a Madrid y mientras estaba retocando algunos dibujos antes de que se me olvidaran algunos detalles, mi mujer fue leyendo las notas y recordando los datos que había tomado sobre los orígenes del Hospital, las motivaciones, aportaciones y donaciones, la personalidad del arquitecto Lluís Domenech y la posterior colaboración del su hijo Pere que fue quien culmino las obras en 1930, tras dieciocho años de parones y búsqueda de nuevas aportaciones económicas. A principios del siglo XXI se procedió a una ampliación y adecuación a las actuales necesidades, levantando un nuevo conjunto, al tiempo que se procedió a la modernización y cambio de usos de los antiguos pabellones. 

En la parcial y rápida visión que hicimos de este hospital, se puede percibir una recuperación del gótico y retazos del estilo mozárabe, con un exquisito tratamiento y mezcla del ladrillo, hierro, azulejería, vidriería y piedra, en una lograda conjunción de la belleza y funcionalismo. Aunque generalmente en el modernismo se busca la asimetría y un diseño insubordinado, en este caso al arquitecto Domenech, además de la expansión exterior de su propio estilo, parece evidente que le preocupó esencialmente el funcionamiento interno como hospital, siguiendo los criterios más específicos que se desarrollaban en Europa, hasta llegar a conseguir que la circulación, la comunicación y la relación interna entre las instalaciones, fuera fluida, amplia y gozara de los beneficios de la luz y la ventilación, ya que además y rompiendo con el trazado cuadricular del Eixamble, consiguió un mejor soleamiento del conjunto y una mejor ventilación aprovechando los vientos dominantes N.O 
Con una perfecta simetría y con un eje central formado por amplios espacios abiertos y ajardinados, separó los pabellones para hombres y mujeres pero en 
perfecta comunicación con el resto de las instalaciones, despachos y enfermerías para el más rápido traslado de los enfermos, por medio de galerías subterráneas.. 


El esmerado y complejo proyecto de Lluís Domenech revela que se supo rodear de un buen equipo de delineantes y diseñadores para llegar a elaborar una detallada colección de planos y también debió de estar muy pendiente de la cuidada ejecución de las obras y de la buena participación de los distintos gremios artesanales de albañilería, cerrajería, carpintería, cantería, etc., acertando con la gran variedad de materiales utilizados. Con toda probabilidad, también debió de haber tenido un conveniente asesoramiento de las diferentes especialidades médicas, ya que este conjunto, ha conseguido ser calificado con un alto grado funcional de interés púbico, social y sanitario, calificado como el edificio hospitalario modernista y desde 1997, ha sido considerado por la Unesco, como parte del Patrimonio de la Humanidad. 
Al resumir finalmente los dibujos y notas para escribir este comentario, para el próximo viaje a Barcelona, nos comprometemos a dedicarle todo el tiempo que haga falta, para deleitarnos con esta majestuosa obra, 

CARLOS RODRIGUEZ-NAVIA 
Madrid, Jun. 2018 

============================================================

                                         APUNTES Y DETALLES. 

*APUNTE DEL PABELLON PRINCIPAL. 7 

*MONUMENTO Y DETALLE 

*LA CANCELA PRINCIPAL Y DETALLE 

*UNO DE LOS TORREONES DE LA ENTRADA 10 

*ENTRADA A LA IGLESIA 11 

BIOGRAFIA DEL AUTOR
PROFESION *.
Diseñador Técnico Superior,
25 años consecutivos trabajando como jefe de estudio con el arquitecto JAC, participando en más de 245 proyectos.
Autónomo durante 23 años, ejecutando proyectos urbanísticos, rehabilitación viviendas, locales comerciales, stands de ferias y exposiciones, ilustración de libros, etc. Otra ACTIVIDADES.

RELACIONADAS Vice decano del Colegio Oficial de Delineantes de Madrid. Director de revista técnica DIN A4.- Entrevistas, artículos y comentarios. Reportajes directos a Carmen Conde. Cesar Manrique. José Luis Perales. Jefe de Bomberos de CAM. Director Policía Municipal. Peritación técnica para Juzgado nº 9.Miembro de Tribunal para oposiciones del Gobierno Civil. Miembro de Jurado en concurso literario. Miembro de Jurado para concurso de ideas. Ponente en Congreso Nacional de Torremolinos. Diversas charlas sobre temas profesionales.

AFICIONES. Escribir novelas, pequeños ensayos, relatos, críticas, etc. Pintura, dibujos, fotografía, manualidades, etc.
MUSICOS PREFERIDOS. Joaquín Rodrigo, Falla, Vivaldi, Tchaikovski, Morton Gould, Gershwin, etc.
LIBROS PREFERIDOS. Lázaro de Tormes. -1984.- Un mundo feliz.- 100 años de soledad. - El hombre de la roda, etc.
PAISES VISITADOS. Portugal, Francia, Bélgica, Inglaterra, Marruecos, Cuba,

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

2 comentarios:

  1. Estimado Carlos.Ha sido un placer compartir con Ud. su presencia en La Posada del Dragón, en mi paso por Madrid.
    Desde ya ,Ud. tiene un espacio abierto en este portal Cultural, para lo que desee escribir.Un saludo afectuoso de todo el Equipo Técnico que integra este espacio.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Si desea contactarse con el autor,puede ingresar a Comentarios.