sábado, 4 de abril de 2015

Una pila de huevos pintados...


En Viena, Austria, alzaron la montaña de huevos pintados más grande de toda Europa en la plaza Freyung.
Colores y diseños artesanales captan la atención de todos los visitantes. Detrás de esta creación hay alrededor de 120 personas que trabajan durante todo el año dando color a las bolas de navidad y los huevos de pascua.
Peter Priess es la empresa vienesa fundada en 1975 que desde sus inicios ha ido creciendo en el sector de la decoración para las festividades y sus diseños exclusivos hechos a mano llegan a países de todo el mundo: "Depende del diseño de cada uno podemos dedicar a un solo huevo desde 20 minutos hasta 2 horas". Estos mercados ofrecen también una variada degustación culinaria, y todo a ritmo de música que hacen que adultos paseen a gusto mientras los más pequeños disfrutan de las distintas actividades y talleres de Pascua que se organizan en cada uno de ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si desea contactarse con el autor,puede ingresar a Comentarios.