miércoles, 5 de febrero de 2014

Murieron en el ejercicio del deber…..




Un incendio sin control en un depósito de archivos de papel ubicado en el barrio porteño de Barracas terminó en tragedia: nueve personas, entre bomberos y agentes de la Guardia Civil, murieron al derrumbarse una pared en la que trabajan para acceder al lugar.

 El fuego se inició a las 8.15 en un depósito de archivos, ubicado en Azara 1245, por causas que se investigaban.
El horror se desencadenó momentos después, cuando un grupo de bomberos que aparentemente intentaba derrumbar un gran portón para ingresar a apagar las llamas quedó sepultado por una pared de unos siete metros de altura que sin piedad y sin aviso se les vino encima.

Todos quedaron atrapados. Además de las nueve víctimas fatales, otros siete heridos en estado de gravedad tuvieron que ser trasladados a hospitales porteños para ser atendidos de urgencia. "Hay cinco heridos en el hospital Argerich con politraumatismos muy graves y severos, dos heridos en el hospital policial Churruca, uno en el hospital Ramos Mejía y otro en el Penna", detalló el titular del SAME, Alberto Crescenti. "Nos encontramos con muchos cuerpos tapados por escombros, con politraumatimos gravísimos. 
La mayoría murió en el lugar", agregó. Después de caerse la primera pared, otras tres cayeron en pleno rescate. Todo el personal de Bomberos concentró los esfuerzos en remover los escombros y rescatar a quienes habían quedado atrapados. Hubo escenas de angustia y desesperación. Rescatistas lloraban sin consuelo al enterarse que sus compañeros habían sido víctimas fatales del derrumbe. El secretario de Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, que se encuentra en el lugar, consideró que "la situación es compleja y hay que verificar si no hay personas entre los escombros. No se descarta que haya más personas, parecería que no, se trabaja con mucho cuidado en la remoción de escombros". En el lugar se encuentran trabajando personal de Bomberos, de las policías Federal y Metropolitana, de Defensa Civil y del SAME. También está el secretario de Seguridad, Sergio Berni.

2 comentarios:

  1. Me llama la atención la falta de sereno y que siendo un depósito de documentación, es decir almacenamiento de papeles, elemento altamente inflamable no tuvieran en las naves, "sprinklers, rociadores de agua que se accionan automáticamente ante el primer indicio de fuego". Las pericias dirán de su existencia o su mal funcionamiento. Una pena la pérdida de la vida de los agentes, que cumplían con su deber

    ResponderEliminar
  2. Es probable que no hayan existido controles relacionados al funcionamiento de los elementos de prevención y tratamiento del fuego.O quizás ,no haya habido interés en que funcionen…..Alberto de Barracas.

    ResponderEliminar

Si desea contactarse con el autor,puede ingresar a Comentarios.

Seguidores