sábado, 24 de enero de 2015

Las mujeres estamos en todo....por Alicia Sánchez.

Es sabido (y no por vanidad lo digo) que las mujeres tienen mejores condiciones para desempeñarse, en cualquier actividad para la que sea requerida. Y eso ya lo pensó muy de antemano la madre naturaleza cuando decidió preparar a la mujer para procrear.
 Actualmente, y cada vez con mas asiduidad, vemos a la MUJER, desempeñar tareas que hasta hace poco tiempo,no hubiesen sido pensadas para ellas y por ende hasta hoy, eran atributo del varón.
Hoy por hoy,  es común observar su desempeño en oficios como la plomería,la electricidad,el taxi,el colectivo,barriendo plazas,calles y edificios,administrando empresas,organizando eventos sociales,actuando en el comercio ,en la política,el arte,la ciencia y la literatura y hasta dirigiendo los destinos de un país...
Sin embargo, aún existen algunas diferencias en la realidad laboral respecto a hombres y mujeres en cuanto a percepción salarial,aunque la ley indica que a igual trabajo ,igual remuneración.Aún existe discriminarión entre los sexos.Y, al hombre le cuesta aceptar que ya no es el rey dentro del sexo fuerte.


Hombres y mujeres tienen roles diferentes de trabajo desde la prehistoria.
  Los antropólogos sostienen que en las primeras sociedades ya estaba dividido el trabajo y había lugares específicos reservados para cada uno, las mujeres eran quienes recolectaban los productos vegetales, mientras que los hombres se dedicaban a la caza y a la pesca. Y hay más, también aseguran que fue el conocimiento que las mujeres desarrollaron sobre la flora lo que determinó el paso desde las sociedades antiguas hacia la era Neolítica, convirtiéndose todas ellas en las primeras agricultoras de la (pre) historia. Durante la Edad Media, las mujeres fueron replegadas en sus hogares para convertirse fundamentalmente en esposas y madres. Trabajar era mal visto porque se consideraba un deshonor o algo reservado para los más pobres. Luego, durante el advenimiento de la burguesía industrial, las mujeres volvieron al mundo del trabajo pero solo por necesidad, ya que en aquellos años y a pesar de las grandes revoluciones, seguía siendo un signo de prestigio social poder liberar a las mujeres del trabajo fuera de la casa. Y eso se mantuvo así hasta hace poco más de un siglo, con la llegada del feminismo. Ahora, ya nadie discute el lugar que tienen las mujeres en el mundo del trabajo, pero ocurre una peculiaridad: igual que pasó durante las dos guerras mundiales, cuando los hombres estaban combatiendo en el frente de batalla, las mujeres se van incorporando al mercado laboral en trabajos que siempre fueron territorio exclusivo de los varones. Casi no quedan reductos laborales donde la mujer sea excluida in límites de las damas a puestos en áreas técnicas y también en las que se consideran de "fuerza bruta"Hasta ahora, en general las empresas reservan para su personal femenino las tareas más de tipo administrativas, pero hay quienes se animan a contratar mujeres en trabajos que son considerados desde siempre como hábitat masculino. Plomeras, camioneras y mujeres que trabajan como albañil marcan el cambio Este rasgo distintivo permite que ellas se postulen y logren posiciones en empresas como choferes de maquinarias pesadas, o supervisoras de equipos de producción que tienen a su cargo un grupo numeroso de operarios, o son coordinadoras de logística, o choferes de excavadoras, camiones, taxis y colectivos. Y es más, hasta existe una comunidad de plomeras que se ofrece por Facebook para hacer todo tipo de arreglos en el hogar. Cristina Imaz fue entrevistada por el diario Clarín porque se destaca en un terreno que es claramente masculino: maneja camiones.Maneja un Scania peso pesado desde hace más de 30 años. Otra de las áreas en la que las mujeres conquistan lugares que eran tradicionalmente de los hombres es en la albañilería, donde hasta se llegan a considerar más capacitadas que los varones por ser mucho más meticulosas. María Angélica López trabaja como albañil de obra, es voluptuosa y le gusta producirse, aunque su trabajo le demande apalear escombros, revocar superficies o mezclar materiales de construcción. La irrupción de mujeres en tareas más masculinas es un fenómeno mundial Así las cosas, el último censo nacional indica que en la universidad se gradúan más mujeres que hombres. En general, y más allá de las áreas, las fuentes consultadas coinciden en que las mujeres son más metódicas, menos confrontativas y profundamente detallistas en todas las tareas que emprenden. Y lo mejor: siempre trasladan al trabajo sus habilidades de multitasking, es decir, la siempre requerida capacidad de hacer varias cosas a la vez. 
Fte: Notas de la autora y revista Gira Bs.As.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si desea contactarse con el autor,puede ingresar a Comentarios.

Seguidores